Planificación de la mercancía: impulse sus planes de surtido y estrategias de asignación al transferir sus objetivos financieros de alto nivel a las cadenas y a los planes a nivel de tienda. Cree perfiles económicos y por unidad para cumplir con los objetivos de ingresos y aumentar la fortaleza de la marca. Identifique fácilmente su combinación óptima de comercialización al considerar múltiples factores como los atributos de los artículos, la agrupación de tiendas, la ubicación y la capacidad, la cantidad de producto que se va a transportar y la introducción gradual de los productos en las tiendas. Convierta sus objetivos financieros de alto nivel en planes a nivel de cadena y de tienda para sus perfiles económicos y de unidades. Planifique en función de las ventas, los envíos, el límite de compras autorizadas, los recibos y otros criterios importantes, y mantenga sincronizados sus planes descendentes y ascendentes.

Planificación del surtido: transforme los objetivos de comercialización en colecciones que pueda desplegar hasta el nivel de la tienda. Revise sus planes de surtido de canales, agrupaciones y tiendas específicas, y luego conviértalos en pedidos de compra y asignaciones de tiendas.

Asignación: distribuya los productos y administre el reabastecimiento utilizando reglas flexibles y flujos de trabajo automatizados para atender la demanda de los clientes y acelerar la rotación del inventario. Entonces podrá modelar el desempeño de cada artículo contra los datos históricos para crear proyecciones más precisas a largo plazo. A medida que su temporada de ventas avance, cree envíos a solicitud en base a las señales de la demanda en los puntos de venta, y a las proyecciones que se vuelvan a pronosticar para que pueda posicionar de manera óptima la mercancía disponible.